miércoles, 28 de noviembre de 2018

Satokibi batake no uta - さとうきび畑の唄

Mi vínculo con las islas de Okinawa y sobre todo con Ishigakijima, es fuerte, imborrable, e indivisible hasta la eternidad, es por ello que cuando en el especial de Sanma de este fin de semana pasado supe de “Satokibi batake no uta” (2003) decidí verla. Esta producción cinematográfica dirigida al consumo televisivo y producida por la TBS, consta de 2 episodios de una hora más o menos cada uno. Aunque la acción se produce en la isla de Naha, la más grande del archipiélago, la mayor parte del rodaje se llevó a cabo en la bella Ishigakijima, una isla más al sur y que representa sobremanera el espíritu paradisíaco y natural de Okinawa y en concreto del archipiélago de Yaeyama.
El nombre de la película esta basado en el nombre de una canción popular de Okinawa en los 60 y que aún puede escucharse en recopilatorios de música Ryukyu, “Satokibi batake”, algo así como "Maizal de cañas de azúcar" o "cañaveral de azúcar". La canción podría referirse perfectamente a la caña de azúcar, dado que no sólo está integrada en el paisaje natural de Okinawa, sino que es también una de las producciones agrícolas más importantes de las islas junto al mango, y del que se produce el conocido kurozato (黒砂糖) o kokuto (黒糖), una preciada azúcar morena que se utiliza en miles de dulces a lo largo de todo Japón. Sin embargo, el verdadero objetivo de la canción era homenajear a los muertos en la 2ª Guerra Mundial, el sonido que hacen las cañas de azúcar azotadas por el viento en verano es como se entendió que era el mejor tributo a los muertos de aquella sangrienta batalla.
Por lo referido a la película, he de decir que es dura como pocas había visto en una producción japonesa, hasta ahora las referencias que más rápidamente me venían a la cabeza sobre la guerra del Pacífico se referían más al bombardeo sobre la base americana de Pearl Harbor, y venían sobre todo de Hollywood, como “Tora! Tora! Tora!” (1970) o “Pearl Harbor” (2001). Concretando más en la batalla de Okinawa, las que me vienen a la mente ahora mismo son "Arenas sangrientas" (1949) o “Banderas de nuestros padres” (2006), y desde el bando japonés pero con producción norteamericana “Cartas desde Iwo Jima” (2006) pero sin embargo aunque intenta emocionar, no lo consigue, es mucho más perturbadora esta última de “Satokibi batake no uta”, pero no obstante queda en el recuerdo como la primera película de escala mundial que se centra en el punto de vista nipón, con un gran Ken Watanabe, "El último samurai" (2003) - "Fukushima 50"*? (2020). Por lo referido al cine japonés, a parte que ninguna de las que he visto de cine bélico se centra en Okinawa, la verdad es que no han llegado muchas de este género aquí, hay algunas bastante interesantes que han sido todo un éxito en Japón, como la emotiva "Los hombres del Yamato" (2005), que incluso tuvo su propio homenaje en Shin chan, "Eternal Zero" (2013) que se centraba en los pilotos de los famosos aviones Zero, que alcanzaron gran popularidad en occidente tras la película de "Pearl Harbor" antes mencionada, "El Almirante Yamamoto" (1968) como su versión de 2011, donde la acción giraba entorno al personaje histórico de Isoroku Yamamoto, comandante en jefe de la Flota Combinada de la Armada Imperial Japonesa, o incluso la kafkiana "Watashi ha kai ni naritai" (2008), algo así como "Me gustaría reencarnarme en un molusco", una historia desgarradora que giraba en torno a un injusto fallo judicial de los tribunales de guerra americanos tras el fin de la guerra. Sin embargo la mayoría de películas japonesas centradas en la 2ªGM que han llegado aquí, se han centrado más en las experiencias personales de ciertos personajes que viven el conflicto desde la distancia, como en “Veinticuatro ojos” (1954) o en “Kabei, nuestra madre” (2008). Aún así, tras todo esto, tengo pendiente de ver una de las obras de referencia de este genero a nivel japonés, como es "El día más largo de Japón" (1967) y su versión de 1982, la de 1967 contó con gigantes de la época más dorada del cine japonés como Toshiro Mifune, Rashomon (1950) - "Yojimbo" (1961), Chishu Ryu, "Cuentos de Tokyo" (1953) - El sabor del sake (1962), o Takashi Shimura, "Vivir" (1952) - Los siete samurais (1954). Punto y a parte es el terreno del Anime, donde uno puede encontrarse una de las películas más cruentas sobre este conflicto mundial de la mano del Studio Ghibli, “La tumba de las luciérnagas” (1988) que se centra en el bombardeo atómico sobre Hiroshima. Otra que suelen destacar también es “En este rincón del mundo” (2016), pero al verla no me pareció tan buena como decían.
Ya centrándome en “Satokibi batake no uta”, he decir que se merecen más que de sobra las más de dos horas de metraje de que consta la película, es difícil mantenerse imperturbable mientras uno es testigo de los terribles acontecimientos que se van sucediendo. El personaje que interpreta Sanma, un cómico famoso de la tv japonesa, puede resultar exagerado, pero analizando bien que es una producción televisiva, un personaje así no desentona tanto, e incluso queda bien. Me recordó mucho al que interpretó Roberto Benigni en “La vida es bella” (1997). Otra cosa a destacar, que a pesar de referirse a un capítulo oscuro en la historia de Japón, no intenta hacer pasar un discurso nacionalista por en medio, todo lo contrario, mantiene una postura cruel pero fiel a la realidad de aquel conflicto, como puede comprobarse en algunos libros históricos de aquella cruenta guerra del Pacífico, como “La caída de Japón” de William Craig o “Némesis” de Max Hastings.
APÉNDICE HISTÓRICO
A pesar que después de visualizar películas como “Cartas desde Iwo Jima” o la misma “Satokibi batake no uta” parezca que la invasión de Okinawa fue un puro trámite para el ejército estadounidense, la realidad fue radicalmente diferente. Alrededor de 1930 los tentáculos del imperio japonés ya comenzaron a expandirse por toda Asia oriental, un anhelo imperialista que había empezado a fraguarse intelectualmente al inicio de la Restauración Meiji (1866-1869), por personajes influyentes, sobre todo del dominio de Choshu, como Yoshida Shoin o Takasugi Shinsaku, y que tenían como objetivo contraponer el poderío occidental en la región. A principios de 1940, Japón contaba con la flota naval más imponente del Pacífico, que le había permitido ser el gran dominador no sólo de parte del continente más oriental sino también a lo largo de todo el Océano, desde las mismas Filipinas, pasando por el sudeste asiático, y hasta incluso llegar las islas Salomón. El cine está repleto de está huella histórica que fue dejando el imperio japonés a su paso, como con películas como: "El puente sobre el río Kwai" (1957), "La delgada línea roja" (1998) o "Nanking: Ciudad de vida y muerte" (2009).
Sin embargo, la entrada de Estados Unidos en el frente del Pacífico tras el bombardeo de Pearl Harbor cambia por completo el dominio en la región. No solamente porque contaba también con una flota tan envidiable como la japonesa, sino que también debido a dos aspectos que luego resultaron fundamentales en el devenir de los acontecimientos, como fue el uso de portaaviones en detrimento de acorazados, cruceros o destructores, tanto fue así que en el ocaso del conflicto la marina estadounidense incluso daba más prioridad a pequeños portaaviones que a grandes navíos de guerra, que resultaban del todo estériles si no disponían de cobertura aérea, como sucedió con el Yamato. Y el otro punto crucial fue el uso de radares, una tecnología que a pesar de que en aquella época estaba en sus inicios de desarrollo, al final resultó ser más efectiva, que las vanguardias de cazas japoneses que oteaban potenciales objetivos.
A principios de 1945, Japón ya había perdido gran parte de su imperio, y se centraba solamente en defender suelo del archipiélago japonés de la mejor manera posible. En abril de ese año comenzó la batalla de Okinawa, que resultó clave en el conflicto, y aceleró los acontecimientos que propiciaron la rendición de Japón. Conquistando Okinawa, Estados Unidos tenía suelo cercano desde donde bombardear masivamente Japón, y no depender ni de portaaviones, ni de islas mucho más lejanas como las Marianas o Guam, desde donde enviar bombarderos B-29 en arriesgados largos viajes. No obstante la conquista de Okinawa no resultó nada fácil, al igual que todo el mundo conoce la palabra Kamikaze, usada para describir los aviones suicidas japoneses que se abalanzaban contra sus objetivos, este tipo de acción no deja de ser una de las pautas a seguir del código ético del Bushido, o conocido también como el camino del guerrero, que aparece por primera vez como código de honor durante el Shogunato de Toyotomi Hideyoshi (1582-1598), para acabar estableciéndose definitivamente durante la posterior etapa Edo (1603-1868), y donde se establecía dentro de las diferentes reglas de las que se componía que el samurai había de luchar hasta última instancia por su señor y aceptar la muerte aunque fuese en forma de sacrificio sin recompensa. Al fin y al cabo este código fue creado para mantener mentalmente ocupados a los samurais que tras una época de guerras constantes, Era Sengoku (1467-1590), se enfrentaban a la ociosidad de la paz, y además para evitar las continuas traiciones que se habían ido dando hasta la consolidación de la era Edo. En la cultura popular la máxima representación del Bushido se puede encontrar en la obra teatral de "Los 47 Ronin" (1748), o conocida en Japón como "Chushingura", que ha tenido multiples versiones cinematográficas, como en 1928, 1958, o la que la popularizó en occidente en 1962, y que como no podía ser de otra manera también fue homenajeada en Shin chan. Pero volviendo al tema en cuestión, contextualizando con la época de dichos acontecimientos, era luchar hasta morir por el Emperador, por Japón, o por la familia, el motivo no era tan importante si el resultado era el sacrificio final. Esto por supuesto, en aquel conflicto era desconocido por el ejército americano y sus aliados, acostumbrados sobre todo a que el enemigo arrinconado optase por lo general por la rendición. El balance de bajas para Estados Unidos en la conquista de aquel diminuto terreno perdido en el Pacífico fue tan elevado que el mismo Presidente Truman sopesó el riesgo en vidas americanas que supondría intentar una conquista por tierra de territorio japonés a la usanza del frente europeo. Es ese momento que al Japón rechazar los términos de su rendición según lo acordado en la Declaración de Postdam, que Truman echa mano del Proyecto Manhattan.

sábado, 13 de octubre de 2018

Boniatos - さつま芋

Uno de los alimentos más representativos del otoño japonés, es el boniato. Está claro que en todas partes puede comerse, pero en Japón se ha convertido en un elemento importante y esencial dentro de su cultura y sus costumbres. Si no hubiese boniato, quizás sería complicado entender el otoño tal y como es. Al igual que la sandía, fruto representativo del verano, el boniato también su día, (bueno en Japón casi todo alimento tiene su día), y es justamente hoy, 13 de octubre. Pero otra de sus características que lo hace especial, es que se pueden encontrar multiples variedades para todos los gustos en cualquier supermercado.
En la serie Shin-chan se pueden encontrar bastantes episodios centrados en este manjar otoñal, sobre todo debido a los efectos posteriores que produce y sus connotaciones sociales, y es por ello que a veces son de los más divertidos, aquí pongo unos cuantos:

¡Hey! Compro boniatos

¡Hey! Aso unos boniatos con Kazama

¡Hey! Que quiero ese boniato

¡Hey! Que nos han regalado boniatos

martes, 18 de septiembre de 2018

Pez Globo - フグ

Uno de los más deliciosos manjares de Japón es el pez globo. Aunque aún goza de popularidad entre los japoneses, hace unos años en contraste con la actualidad, rebosaba todavía de más fama. Además, a pesar que es un plato de los más especiales dentro de la gastronomía japonesa, gracias a la cultura popular, también es bastante conocido en el extranjero. Todo el mundo recuerda el capítulo de Los Simpsons donde Homer piensa que va a morir tras comer un mal cortado pez globo. Y es por este mismo motivo que su popularidad es tan grande incluso fuera de Japón.
Debido al veneno del pez globo, para prepararlo hace falta un permiso especial, con lo cual no todos los restaurantes pueden hacerlo.
Como este permiso no pueden expedirlo la mayoría de países, si un turista extranjero, por ejemplo, desea comerlo, la manera más fácil es ir a Japón. Sin embargo, incluso en el país del Sol naciente, suelen producirse sucesos relacionados a la ingesta de pez globo. El más conocido es el del actor de Kabuki Bando Mitsugoro, que creyendo que era inmune al veneno del pez globo, plato que le encantaba, decidió comerse el hígado de uno, donde reside gran parte de su veneno. Tras hacerlo esa misma noche murió. El suceso causó, a parte de la consiguiente investigación sobre el local por permitir a un cliente conscientemente comer algo tan altamente venenoso, que la legislación para expedir permisos de pez de globo se endureciera, y el aumento del control sobre los restaurante que lo servían.
A pesar que aún se producen ciertos casos de intoxicación leve por su consumo, actualmente es seguro ir a comer pez globo en cualquier parte del país. Por ejemplo, en Osaka hay varios lugares especializados donde comer este típico plato con origen en la prefectura de Yamaguchi. La última vez que comí este manjar fue justo al lado del famoso Glico-Man de Dotonbori, y la verdad es que estaba realmente delicioso. Preparar pez globo se ha convertido en un auténtico arte culinario, y por ejemplo en este video puede verse un maestro cocinero prepararlo con sus consiguientes explicaciones
En este capítulo de Shin-chan, la familia Nohara disfrutará de este delicioso manjar, poniendo énfasis en otra de sus peculiaridades, su precio elevado, 高い〜!

miércoles, 12 de julio de 2017

Recuerdos de Okinawa: Gooya - 沖縄の思い出:ゴーヤ

En una cercana tienda de alimentación china, he visto que por primera vez venden melón amargo, o como lo conocen en Okinawa, Gooya (ゴーヤ). Esto no dejaría de ser una curiosidad si no fuese porque es uno de los alimentos más representativos de la gastronomía del archipiélago meridional japonés. Aunque si se come sin preparación puede resultar tremendamente amargo e incomestible, si se prepara correctamente, uno puede degustar uno de los mejores platos del paraíso sureño nipón, y retrotraerse al tiempo que uno estuvo ahí, como sucede de igual manera cuando se escucha música Ryukyu o se bebe la cerveza Orion. La cuestión es que al ver que vendían Gooya ya me entraron ganas de saber cómo preparar una buena ensalada de verano con este verde condimento.
A pesar que la ensalada (ゴーヤサラダ) es uno de los platos más conocidos hecho con Gooya, no es el único, habiendo también el Chanpuru (ゴーヤチャンプルー), un salteado de carne y verduras que tiene diferentes maneras de preparación, siendo una de ellas las que preparan en este popular programa, Miki-Mama (Miki Fujiwara) y Shinobu Sakagami.
La preparación de la ensalada de Gooya, en su variante china, un poco diferente a la de Okinawa, ha sido un éxito. Durante la elaboración hice servir los mismos ingredientes que el primer video, añadiendo además por mi parte otros que me parecían adecuados (Salsa de soja, Omusibisan y Katsubushi). Además, a parte de poder prepararse este plato como ensalada, también puede hacerse como un buen donburi de verano, pudiendo añadirla sobre el arroz.
Después de disfrutar de este manjar de origen tan lejano, y recordar mi viaje a Okinawa en verano, es hora de mover las caderas con un poco de "Okinawa dance", no es lo más clásico del amplio reparto Ryukyu, pero rebosa buen rollo, que es lo que importa.

Nankinmachi - 南京町

Dado que Kobe fue una de las ciudades que visité en mi primer viaje a Japón, la visita a esta ciudad portuaria hermanada con Barcelona, ha quedado grabada en mi retina, siendo una de mis ciudades favoritas del archipiélago nipón. Sin embargo, aquella vez sólo visite el famoso puerto y sus alrededores. En cambio, el año pasado, además de poder disfrutar del barrio occidental de Kitano, tuve la ocasión de visitar el barrio chino de Kobe, Nankinmachi. En comparación a otros barrios chinos como el de Yokohama, debido a lo trabajada de la decoración de las calles, a las cantidad de figuras o estatuas tan llamativas que habían aquí y allá, al fuerte olor a comida que te atraía a cada local a echar un ojo, y a un entorno muy particular que te hacía sentir estar en la misma china, hacen de este barrio uno de las más especiales y peculiares de todo Japón.

sábado, 8 de julio de 2017

Onsens vs Tattoos - 温泉 vs 入れ墨

Una de las preguntas que me suelen hacer gente que tiene pensado ir a Japón por primera vez, tiene tatuajes y tiene la intención de disfrutar de uno de los mayores placeres del país nipón como es disfrutar de sus baños termales, es si le dejarán pasar o no con estos. La cuestión antes bien clara, y ahora más entredicho dado que cada vez hay más japoneses que tienen tatuajes, no relacionados con la yakuza, es que en teoría no se puede. En muchos de los onsens (温泉) (aguas termales naturales) o sentos (銭湯) (baños públicos) a los que he ido me he topado con la advertencia de no pasar a nadie que lleve tatuajes del tipo que sea, y en ninguno de ellos he visto gente con ningún tatuaje, y eso que suelo ser asiduo a ellos. Pero es cierto, que conozco casos que tras hablar con el gerente han podido entrar a pesar de tenerlos. Lo que sí que es verdad es que a veces la norma se aplica para evitar quejas de usuarios japonesas, normalmente gente mayor o un poco mojigata, que identifican tatuajes con la yakuza. La foto de la prohibición de arriba la tomé en el Odaiba Onsen, en la misma Tokyo, donde debe haber más japoneses tatuados no yakuzas, esto implica que en una ciudad moderna como la capital de Japón, y en un lugar dirigido sobre todo más hacia un público joven y familiar, los tatuajes no son bien recibidos. La única manera efectiva 100% que conozco de tener tatuajes y disfrutar de un onsen, es ir a ryokans donde tengan habitaciones con onsens privados, Gensei Kakenagashi furos (源泉かけ流し風呂), o simplemente Kakenagashi (かけ流し) que son todo un lujo. O como último recurso que tengan la opción del Kashikiriburo (貸切風呂), en el cual puedes reservar el onsen por un tiempo determinado, y que suele ser usado en las excursiones de empresa.

*Kakenagashi (かけ流し): Se basa en un sistema de cañerías que dirige el agua termal desde la fuente hasta donde se desee, sea un lugar de uso común o una habitación. Además en este último caso se puede estar disfrutando de un baño interior, Uchiburo (内風呂), y/o de uno exterior, Rotenburo (露天風呂), pudiendo seguir disfrutando de las vistas exteriores desde la intimidad de la propia habitación.

domingo, 18 de junio de 2017

Recuerdos de Sake - 日本酒の思い出

Como apasionado del sake, cada vez que voy a Japón, me gusta visitar diferentes destilerías, participar en degustaciones, conocidas como kikizakes, ir a bares exclusivos de sake, o comprarlo para luego compartirlo junto a buena compañía y un buen manjar mientras se habla de todo un poco. Gracias a todas estas experiencias tengo grandes recuerdos vinculados a la bebida alcohólica japonesa por antonomasia, teniendo algunos de estos recuerdos forma de regalos que hacen aumentar poco a poco mi colección de sakes, como dejo aquí en esta foto. No están todos, pero sí los más importantes: (De izquierda a derecha)

Nombre

Bodega

Ciudad: Prefectura

商品名

酒造業

市区町村名(都道府県)

Dassai

Asahishuzou

Iwakuni: Yamaguchi

獺祭

旭酒造

岩国市(山口県)

Funaguchi

Kikusui

Shibata: Niigata

ふなぐち

菊水

新発田市(新潟県)

Mukantei

Kikusui

Shibata: Niigata

無冠帝

菊水

新発田市(新潟県)

Fukumasamune

Fukumitsuya

Kanazawa: Ishikawa

福正宗

福光屋

金沢市(石川県)

Yamahai Hiyaoroshi

Tamagawa

Kyotango: Kyoto

山廃ひやおろし

玉川

京丹後市(京都府)

Junmai Arabashiri

Kiyotsuru

Takatsuki: Osaka

純米あらばしり

清鶴

高槻市(大阪府)

Yamahai Shikomi
Junmaishu Tengumai

Tengumai(Shata Shuzou)

Hakusan: Ishikawa

山廃仕込
純米酒天狗舞

天狗舞(車多酒造)

白山市(石川県)

Gekkeikan
Botella Retro:
Edición limitada

Gekkeikan

Fushimi: Kyoto

月桂冠レトロボトル:
限定販売商品

月桂冠

伏見区(京都府)